Mostrando entradas con la etiqueta La Habana. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La Habana. Mostrar todas las entradas

viernes, 8 de febrero de 2019

Alexis Codina, el amigo


Alexis Codina en un descanso mientras impartía
una maestría .del CETED, en Cayo Guillermo
Alexis Codina es un personaje para el mundo de la economía, la gerencia, la educación y, sin discusión, un orgullo cubano. Lo conocí cuando trabajé en el CETED de la facultad de Contabilidad y Finanzas de La Universidad de La Habana. El era el director del Centro. Ya tenía reconocimientos alrededor del mundo. Si buscan en internet, se encontrarán con un sinfin de títulos académicos y  cualidades profesionales. Pero creo que todo eso se basa en algo que guardamos como tesoro quienes hemos podido compartir con el.

Junto a compañeras del CETED,
Universidad de La Habana,
Ileana Díaz y Esperanza Carvajal
Para mí, Alexis Codina tiene muchos significados, hijo, padre, amigo, un gran ser humano y, sobre todo, un maestro de maestros. Eso se lo escribí hace poco en su muro de Facebook. De él aprendí muchas cosas, pero la humildad y sencillez que tiene como ser humano me enseñó mucho.  No hay día que no lo ponga de ejemplo en cualquier rincón del mundo donde voy. Cuba tiene en él, un profesional de los mejores, pero en especial, una persona consagrada que no tiene igual. 

lunes, 25 de junio de 2018

Necrópolis de Cristóbal Colón en La Habana y sus historias

Cementerio de Colón, La Habana.
Cada vez que voy a Cuba, no puedo dejar de visitar a mi viejo. El descansa en la Necrópolis de Cristóbal Colón porque ya no está entre nosotros, pero caminar por esos espacios sin duda tiene un gran valor tanto para quienes tenemos un ser querido ahí, como también para todo ciudadano del mundo que lo visita. Ocupa un lugar importante entre los cementerios de América, lo sabían?

Es el único dedicado a Cristóbal Colón y por su diseño arquitectónico fue declarado monumento nacional cubano. Está en  la esquina de la Calzada de Zapata y Calle 12, en el barrio El Vedado, en La Habana.

Cuando uno camina por sus senderos encuentra una cantidad de esculturas que hace que los especialistas la consideren como segunda en importancia mundial. Se distingue en la entrada un monumento de mármol de carrara en donde están representadas las virtudes de la caridad, la fe y la esperanza humana. Si llevas cámara fotográfica, no importa donde te coloques, tendrás imágenes hermosísimas.

Pero hay motivo por el cual este cementerio es visitado a menudo y es por la historia de Amelia, la milagrosa. Es un monumento que conserva durante los 365 días del año muchas flores a su alrededor. Está relacionado con la historia de amor entre José Vicente Adott y Amelia Goiry de la Hoz, una de las más grande leyendas populares en Cuba. Dos jóvenes de distinto estrato social que se enamoraron, pero algo así no podía ser en aquella época. De todas formas a ellos no les importó el rechazo de la familia, ni que los borraran del árbol genealógico y se casaron un 25 de junio de 1900. 

En la tumba de Amelia, La Milagrosa.
Eso fue una historia real que nos recuerda que "el amor lo puede todo". Amelia estuvo embarazada pero perdió a su criatura y su vida un 3 de mayo. Su esposo le sobrevivió y nunca dejó de visitarla en este cementerio todos los días mientras vivió. Dicen que tocaba tres veces la argolla de la tumba para despertarla a ella porque nunca aceptó que hubiera fallecido y también cuando se retiraba lo hacía haciendo reverencia y sin darle la espalda en señal que a una mujer nunca se le da la espalda y menos si es la amada. Pero hay una razón por la que su tumba es la más visitada y su historia se conoce en todo el mundo. Después de 13 años del fallecimiento de Amelia, fallece su suegro y cuando abrieron la tumba para enterrarlo, encontraron que su amada estaba intacta y el bebé que había sido colocado entre sus piernas lo tenía en sus brazos. Y desde ese momento se corrió el rumor de "La Milagrosa del Cementerio Colón", convirtiéndose la tumba de Amelia en un lugar de peregrinación para todas las madres con hijos enfermos o que necesitan un milagro. La visitan y le ponen fe esperando milagros , en agradecimiento muchas personas del mundo colocan una plaquita y flores a su alrededor. Es una historia de amor, conmovedora, una leyenda que todo cubano conoce, un mito y un ritual que muchos han seguido de generación en generación.
Tumba de Amelia con su figura en mármol de carrara.




lunes, 3 de julio de 2017

5 curiosidades del Tunel De La Habana

Entrada al Túnel Habanero. Foto José Casuso

La Habana es una ciudad hermosa, es mi tierra natal, mi hogar. Aunque resida en otro lugar, no será nunca porque la he olvidado. Todo el que viaja, me cuenta de su ambiente y maravillas. Pero hay una obra en especial que es como un emblema, es el Túnel de la Bahía de la Habana, que une el este con el actual Centro Histórico y que en el 2018 cumplirá 60 años de haberse terminado. 

¿Quieres saber qué lo hace especial?


1. Es una de las 7 maravillas de la ingeniería cubana porque es un túnel submarino que atraviesa la boca de la bahía de La Habana. En mayo de 1958 fue inaugurado el más extenso túnel bajo el mar que hay en la mayor de las Antillas. Para realizarlo dragaron más de 250 mil metros cúbicos de rocas y 100 mil de arena. La labor fue difícil y con la dirección técnica del ingeniero cubano José Menéndez Menéndez

2. Es una vía de 700 metros que se encuentra 2 metros por debajo del fondo de la bahía y con ello nos evitamos recorrer más de 20 kilómetros de bahía. Su profundidad respecto al nivel del mar es
Entre las arterias, al salir del Túnel, nos conectamos
con el Malecón Habanero. Foto José Casuso
entre 12 y 14 metros. 

3. El Túnel de la Bahía de la Habana tiene 4 carriles de ida y vuelta, y por la forma como fue construido es capaz de aguantar la fuerza de miles de toneladas de agua marina. 

4. El recorrido de un extremo a otro del túnel lo realizas en unos 45 segundos a 60 kilómetros por hora, en tráfico normal. Las estadísticas de hace unos años dicen que unos 32.000 vehículos transitan diariamente por el Túnel habanero.

5. En su interior tiene un excelente servicio de alumbrado  y aunque no es el único en la ciudad, es el túnel de mayor importancia para el transporte. Además fue fundamental para que después de 1959 surgieran edificaciones para personas que trabajan o estudian en otros barrios y el recorrido es de apenas media hora desde el Parque Central.

Este paso es obligado si quieres ir por una vía rápida y cómoda a Varadero, en la Península de Hicacos, en Matanzas, las playas más hermosas que puedas conocer en tu vida.

Cuando visites La Habana y pases por el Túnel, recuerda que está entre las grandes obras de ingeniería de la Isla que tanto amamos.

domingo, 14 de agosto de 2016

Finca-Museo Vigía de Hemingway en Cuba

La Finca-Museo Vigía de Ernest Hemingway es algo así  como si te transportaras a esa época. Te asomas a la ventana y ves todo tal cual como si el tiempo se hubiera detenido entre 1940 y 1961, año en que falleció Hemingway.

En más de una ocasión la visité y volvería. Esta Finca-Museo Vigía, que por más de dos décadas fue refugio por más del escritor estadounidense Ernest Hemingway, es uno de esos sitios de La Habana que ningún turista o visitante deja de conocer. 

Pilar, el yate de Hemingway es fuera de serie aún entre las embarcaciones dedicadas hoy a la pesca deportiva. Llegó a compararlo con el peso sensual de una hermosa mujer alegre y habanera y con la sólida construcción de su propia casa en lo alto de una colina. Dice el escritor cubano Enrique Cirules que en el Pilar inspiró a Ernest Hemingway para escribir “El viejo y el mar”, “Adiós a las armas”, “Las nieves del Kilimanjaro” y “¿Por quién doblan las campanas?”.

Para los cubanos es un gran tesoro y orgullo que este escritor haya dejado su huella en el país. Por eso con el cuidado y amor que nos caracteriza, conservamos y respetamos cada detalle de su paso por nuestra Isla. Además de la Finca-Museo, también están otros espacios para recordarlo, El Hotel Ambos Mundos y La Bodeguita del Medio.

viernes, 12 de agosto de 2016

Sabores de La Bodeguita de Cuba

No hay día que no recuerde a Cuba y en ocasiones, la forma de conectarme con mi tierra es haciendo un plato que me la recuerde. Mi madre, mi vieja, lo sabe y en una ocasión me escribió estos papeles que guardo con amor y cariño. Con ellos recuerdo ingredientes y formas de preparación, es la herencia. 

Cada vez que puedo, hago yuca con mojito y mi casa huele y sabe a Cuba. Un buen arroz con leche y sobre todas las cosas para ningún día, un buen potaje. Sea negro, colorado, garbanzo, chícharo, judía, pero siempre en la mesa ese potaje que exige un trato especial cada uno. 

Recetas de mi madre
No es igual un potaje con frijol negro que uno con frijol rojo, que aquí en Colombia llama zaragoza, por ejemplo. El potaje para nosotros los cubanos no es una sopa, es una comida  que deleita nuestro paladar siempre con el sabor que le dan sus ingredientes específicos.  El frijol negro, por ejemplo, no lo hacemos con los mismos ingredientes de los demás, su gusto y sabor cambiaría. A ese solo le ponemos comino, pimentón verde, sal, ajo, vinagre, aceite y el toque del laurel. En algunas ocasiones hay quien le pone pedazos de cerdo, pero no es lo mismo.

Ahorita estoy extrañando mucho el dulce de fruta bomba verde en trozos y los sabrosos cazcos de toronja que hace mi madre. Ya la boca se me hizo agua. Dice ella que con dos libras de fruta bomba , o papaya como le dicen en Colombia, una libra y media de azúcar y una pizca de sal, más 20 minutos y sin agua en la olla de presión a fuego mediano es suficiente para el almíbar. Estoy tratando de conservar la receta con sus instrucciones. Ella es mi Bodeguita. Para los que no saben, la Bodeguita en Cuba, es la tienda, es el lugar donde están todos los ingredientes de nuestra cocina, la misma que me traslada y me conecta con la vida familiar y el sabor de mi país, el mismo que me hace decir con orgullo digo: 'Sí chico, soy cubano!'

miércoles, 3 de agosto de 2016

"Dale Like" a la fotografía

Desde que inicié el blog Casutur tomo fotos con más gusto. Cuando las comparto por mis redes sociales también me animan los likes que recibo. Tengo que mencionar también que haber hecho una fotografía de Esthercita Forero que veo circular en internet y que usan mucho me da una gran satisfacción personal, aunque nunca me den el crédito, La Novia de Barranquilla en su parque.

Trato de buscar el ángulo distinto y tomo foto a lo que me produce alegría o sentimiento especial. No soy fotógrafo profesional, pero le pongo mucho corazón, creo que es lo más importante. Algo así me dijo El primer escalador colombiano en el Himalaya en La Van 200 , Andrés Hurtado García cuando lo conocí y acompañé a tomar fotos al parque Isla Salamanca. Con él comparto el valor a todo lo que nos rodea, las personas, la fauna y la flora, la vida. Es un colombiano digno de admirar, no sólo por los premios y su conocimiento de fotografía, sino por sus valores como ser humano. 

A dónde voy siempre estoy tomando fotos, es como recordar la vida, es sentir motivación. Cuando las publico en mis redes sociales, comparto lo que siento y lo que me gusta. Cuando te guste o veas una buena foto, dale 'like'. Animas a un aficionado como yo y también compartes el gusto por esta actividad. 

La Habana, Cuba
Garza en Parque Isla Salamanca, Colombia
Garza en Rio Magdalena, Avenida del Río. Colombia

jueves, 28 de noviembre de 2013

La Habana y Cartagena se parecen


La Habana, Cuba
Si un cubano ve esta foto puede decir en primer momento que es una imagen tomada en La Habana, si la detallan empiezan a dudar. El punto de mayor parecido es su arquitectura. 

Encontré en unos apuntes históricos de Alberto Abello Vives que son dos ciudades "conectadas en la ruta de las embarcaciones que llevaban a España los metales preciosos provenientes del Perú y México, y de vivir del situado fiscal, se habían impuesto ante otras ciudades por su importancia estratégica para la Corona. Cartagena eclipsó a Santa Marta al norte y La Habana hizo lo mismo con Santiago al oriente". 

La Habana, Cuba
Cuba y Colombia para La Van 200 las une su capitán, también el sentimiento y la historia. Así que con todo gusto cuando vengan al Caribe colombiano, los llevamos a Cartagena para que hagan un recorrido por sus murallas, históricas edificaciones, su casco viejo, su zona comercial en Bocagrande, entre otros tantos lugares que le harán sentir que están en un lugar muy especial del Caribe, parecido a La Habana, Cuba.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Casutur en Barranquilla

Casutur, José Casuso Pérez
Siempre me he identificado con la canción que dice "..a mi La Habana me queda chiquita", en su versión original de Pachito Alonso y sus Kini kini. Tal vez por el gusto de conocer y recorrer caminos, para luego compartir con otros la emoción de descubrir vida en cada rincón. 

Soy un apasionado de los viajes, y por encima de todo, el viaje terrestre. Lo vivo, lo gozo!

Llegué a Colombia porque me enamoré y desde que llegué, ese espíritu de viajero no lo pude aquietar. A Barranquilla me propuse conocerla, primero caminando diario con mis idas y regresos desde Ciudad Jardín hasta el Paseo Bolívar, tomando rutas distintas siempre. Encontré imágenes propias de la ciudad, me sorprendía de gente que abordaba un bus solo por dos cuadras y me las encontraba más adelante, guardo anécdotas de esos momentos y aprendí de la vida de este lugar así, caminando. Luego la empecé a conocer más con otros recorridos en carro, por amistad o trabajo. Ahora comparto con ustedes mi blog 'Casutur' y  servicios de traslados en Barranquilla y otros sitios de la región Caribe. 

"Es que una manera de vivir y querer tu país, tu gente y enlazarte con tu familia, es así".