viernes, 12 de agosto de 2016

Sabores de La Bodeguita de Cuba

No hay día que no recuerde a Cuba y en ocasiones, la forma de conectarme con mi tierra es haciendo un plato que me la recuerde. Mi madre, mi vieja, lo sabe y en una ocasión me escribió estos papeles que guardo con amor y cariño. Con ellos recuerdo ingredientes y formas de preparación, es la herencia. 

Cada vez que puedo, hago yuca con mojito y mi casa huele y sabe a Cuba. Un buen arroz con leche y sobre todas las cosas para ningún día, un buen potaje. Sea negro, colorado, garbanzo, chícharo, judía, pero siempre en la mesa ese potaje que exige un trato especial cada uno. 

Recetas de mi madre
No es igual un potaje con frijol negro que uno con frijol rojo, que aquí en Colombia llama zaragoza, por ejemplo. El potaje para nosotros los cubanos no es una sopa, es una comida  que deleita nuestro paladar siempre con el sabor que le dan sus ingredientes específicos.  El frijol negro, por ejemplo, no lo hacemos con los mismos ingredientes de los demás, su gusto y sabor cambiaría. A ese solo le ponemos comino, pimentón verde, sal, ajo, vinagre, aceite y el toque del laurel. En algunas ocasiones hay quien le pone pedazos de cerdo, pero no es lo mismo.

Ahorita estoy extrañando mucho el dulce de fruta bomba verde en trozos y los sabrosos cazcos de toronja que hace mi madre. Ya la boca se me hizo agua. Dice ella que con dos libras de fruta bomba , o papaya como le dicen en Colombia, una libra y media de azúcar y una pizca de sal, más 20 minutos y sin agua en la olla de presión a fuego mediano es suficiente para el almíbar. Estoy tratando de conservar la receta con sus instrucciones. Ella es mi Bodeguita. Para los que no saben, la Bodeguita en Cuba, es la tienda, es el lugar donde están todos los ingredientes de nuestra cocina, la misma que me traslada y me conecta con la vida familiar y el sabor de mi país, el mismo que me hace decir con orgullo digo: 'Sí chico, soy cubano!'