miércoles, 8 de enero de 2014

Puntualidad inglesa, costumbre de La Van 200

La Van 200 en el Caribe Colombiano.
José Casuso Pérez

El 2014, La Van 200 lo inició acompañando la boda entre un colombiano y una joven inglesa. 

Entre las promesas de valor de mi servicio está la puntualidad y creo que eso jugó un punto a mi favor en la experiencia que les voy a compartir. A final de 2013, lo que solo significaba un servicio de traslado Aeropuerto para recibir a una familia inglesa en el Ernesto Cortissoz hasta el +Hotel Dann Carlton Barranquilla  se convirtió en un compromiso con sus días en Barranquilla, incluyendo la boda de su hija.

El valor que doy a mis clientes está también en dejar huella en la relación que se inicia. Una de las pequeñas del grupo, de 3 años y medio de edad, quedó encantada al encontrar en su primer recorrido por las calles de Barranquilla la proyección de una película de Disney en inglés y al llegar al hotel no quería ni bajar de La Van 200. Al día siguiente, la familia sonriéndose, me pidió volver a poner la película a la niña.

El día de la boda, seguimos las instrucciones de la Novia y adornamos con cintas a La Van 200 por ser el vehículo que ella escogió para llegar con su familia a la Iglesia. Con la puntualidad que nos caracteriza recibimos en el Hotel al padre de la Novia y su expresión al ver La Van 200 fue: "That's great!" y se esmeró con sus gestos en hacerme entender que me había vestido bien para la ocasión. 

El último día de ellos en Barranquilla hacia la ciudad de Cartagena, me preguntaron que si no podía viajar con ellos a Bogotá.  Eso me dió muestras que se sentían tan a gusto con mis servicios que deseaban continuar. No les niego que me dió alegría que a una familia inglesa y de costumbres tan distintas a las del Caribe, pudiéramos hacerles sentir en Barranquilla como si estuviesen en su casa.  Siempre será significativo hacer parte de momentos especiales en la vida de los demás y así lo sentí con esta nueva experiencia.

Sobre la puntualidad inglesa dice una frase del Sociólogo Inglés Samuel Smiles: "La puntualidad es la cortesía de los reyes, decía Luis XIV. También es el deber de los caballeros y la necesidad de los hombres de negocios".