domingo, 4 de agosto de 2013

Santiago de Cuba en el corazón de Barranquilla

A falta de una 'Tukola', recibimos bien una 'Coca-Cola'.
Con Marcos Campins y Julio Corbea (Cuba), y Javier Cedeño (Panamá)
No hay mayor satisfacción, cuando uno está fuera de su tierra, que recibir un cálido apretón de manos y el abrazo de un hermano. 

El Encuentro Carnavales del Caribe que se realizó en Barranquilla me llenó de mucho sentimientos, nostalgias y calor humano, en especial por la visita de los cubanos Julio Corbea y Marcos Campins Robaína que fueron conferencistas en el evento. 

Publicaciones de La Casa del Caribe
y el Carnaval de Santiago de Cuba.
Julio es el historiador de El Cobre y director del Centro de Documentación e Información de la Casa del Caribe en Santiago de Cuba y Marcos es el presidente del Comité del Carnaval Santiaguero. Dos hombres sencillos y humildes, características que identifican el ser cubano. 

En Cuba, la Casa del Caribe es la institución que se dedica al estudio e investigación de la historia y la cultura de los pueblos del Caribe y sus vínculos con la economía, la política y la sociedad, el desarrollo de las artes y el pensamiento social cubano y caribeño, prestando especial atención a los genuinos portadores de las expresiones de las culturas populares y las tradiciones de los pueblos. Y el Carnaval de Santiago de Cuba es conocido por sus Congas, semejando un río de gente que fluye por las calles de esta bella ciudad bailando y cantando a ritmo de tambores y la corneta china. La corneta china llegó a La Habana, pero el sabor se lo ponen los santiagueros a la hora de la Conga.

Para mi no fue extraño que los barranquilleros se dejaran conquistar por el ritmo de la conga santiaguera, de eso me dí cuenta en twitter por los comentarios de querer ver más y más. Estos santiagueros se metieron en su corazón, por eso los acompañé a conocer el corazón de Barranquilla, ciudad bicentenaria en el 2013, y se tomaron una foto donde nació la historia de la "Puerta de Oro de Colombia", en el Paseo Bolívar.
Marcos Campins Robaina y Julio Corbea en el Paseo Bolívar de Barranquilla, Colombia.